Muchas son las posibilidades técnicas que nos ofrece la informática a la hora de digitalizar fotografías (resolución, tamaño, formatos de salida,...).

Para garantizar un uso cultural de calidad en el Archivo de fotografía histórica de Canarias, recomendamos seguir los Parámetros técnicos de la digitalización de la FEDAC.

En cualquier caso la digitalización de las fotografías debe realizarse en su tamaño natural, adecuando la resolución de la exploración para que el lado menor de la fotografía (alto o ancho) presente unas dimensiones mínimas de 3.000 píxeles.

El fichero resultante de salida nos pesará, estando abierto, sobre los 50 MB (+- 10MB); el formato de dicho fichero conviene que no degrade la imagen, como por ejemplo TIFF sin comprensión, nunca JPG que es un formato más adecuado para la difusión vía web pero que presenta ciertas limitaciones como fichero de respaldo para un Archivo.

Este archivo máster no debe ser retocado ni mejorado, manteniendo de ese modo la fidelidad icónica, densitométrica y colorimétrica respecto del artefacto químico original.

Una vez digitalizada la fotografía es muy conveniente, si se conocen, informar de una serie de datos respecto a ella: nombres de los personajes que en ella aparezcan, fotógrafo, fecha y lugar,... Toda la información conocida aporta valor añadido a la imagen digitalizada y contribuye a elevar la calidad y salvaguardar el patrimonio fotográfico-histórico de nuestras Islas.